Los Bufones de Pría

Solo las vistas de los acantilados merecen el viaje y si la marea es alta el espectáculo es único. Recorrer la “ruta de los bufones“, con inicio y fin en Llames, sencilla y apta para todas las edades y con una duración de unas cuatro horas, es un paseo que no podremos olvidar por su belleza.

El invierno es perfecto para visitar los bufones en plena actividad, pero siempre con precaución. Así que, si estos días de temporal se acerca a ver el espectáculo de los bufones y a escuchar sus rugidos, disfrútelos… y, por favor, no se meta hasta allí dentro con el coche. El camino a pie es corto y precioso.

Se trata de un paraje natural, único en Europa, declarado Monumento Natural por el Principado de Asturias en el 2001, y son una zona de especial conservación que entre todos debemos cuidar y respetar.

La longitud de la playa es de unos 800 metros, perpendicular a la costa, la anchura del canal de unos 80 metros, la arena es blanca y fina, la profundidad media en la zona de baño es 1,50 metros, sin declives ni depresiones bruscas. Las aguas tienden a remansarse. Está limpia de rocas y de algas, su oleaje es escaso y no hay riesgo de corrientes.

Los bufones son un fenómeno natural creado por la erosión del mar y la lluvia en la roca caliza, formando grietas y chimeneas que conectan el mar con la tierra. Cuando el Cantábrico enseña su furia con las mareas vivas, la fuerza del oleaje penetra por la base del acantilado -la parte inferior del bufón-, y sube por el estrecho canal provocando un silbido o bufido característico que es el que da nombre al fenómeno. El chorro de agua pulverizada que emerge desde el bufón puede alcanzar más de veinte metros de altura.

A su lado se encuentra la bella Playa de Guadamia, un canal alargado entre los acantilados, cuya propiedad se disputan el propio río Guadamia y el Cantábrico. Se dice que no existe playa más protegida de las embestidas del mar en todo el oriente de Asturias. Es, por tanto, muy segura para el baño. En el inicio de su larga lengua la profundidad del agua es escasa e ideal para los niños. En marea baja lo que queda es un arenal de gran longitud, idóneo para los juegos playeros y para tomar el sol.

National Geographic Maravillas Naturales de España

Los Bufones de Pría en el reportaje de National Geographic sobre las 18 maravillas naturales de España